Rosácea

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Suele afectar a mujeres adultas de piel clara (fototipos bajos) y se localiza principalmente en la cara.

¿Por qué se produce?

La causa de la rosácea es desconocida. Existen factores desencadenantes como son las radiaciones ultravioletas, los cambios bruscos de temperatura, las comidas picantes y la infección gástrica por Helicobacter pylori.

¿Cómo se manifiesta?

La rosácea se manifiesta de diferentes formas en función del estadio en el que se encuentra el paciente. En fases iniciales, los pacientes refieren enrojecimiento facial desencadenado por cambios bruscos de temperatura, picantes, bebidas alcohólicas. Este fenómeno se conoce como “flushing” y es producido por la vasodilatación. La piel vuelve a su tonalidad normal una vez pasado el episodio. A medida que los episodios de enrojecimiento son más frecuentes, la piel se torna de una tonalidad rojiza permanente, que no desaparece. Es lo que se conoce como cuperosis.

En estadios más evolucionados, pueden aparecer granitos similares a los que aparecen en el acné juvenil, llamados pústulas. Los episodios de inflamación repetida puede favorecer que se produzca ya en estadios muy avanzados, el rinofima o deformidades nasales.

A pesar de ser una enfermedad puramente cutánea, puede afectar también a los ojos y producir molestias como enrojecimiento, inflamación, sensación de cuerpo extraño.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento, que se realizara clínica de dermatología estética situada en Barcelona, dependerá del estadio clínico del paciente. Existen tratamientos tópicos y sistémicos. Es importante y común, sea cual sea el estadio, evitar la exposición solar y usar cremas con filtro de protección solar elevado.

Entre los tratamientos tópicos se encuentra el metronidazol  a concentración 0,75-1%. También se pueden emplear antibióticos tópicos como clindamicina.
Entre los tratamientos sistémicos se encuentran antibióticos como doxiciclina a dosis de 50-100 mg/d, minociclina 100mg/d. Los retinoides orales o derivados de la vitamina A (isotretinoína ) a dosis bajas pueden ser de utilidad.
Para el tratamiento de la cuperosis o enrojecimiento facial, así como de las telangiectasias o arañas vasculares es de primera elección la laserterapia o la luz intensa pulsada. Estudios recientes apuntan algunos hipotensores como carvedilol como una buena opción terapéutica para el enrojecimiento facial.

¿Cómo se puede prevenir?

La única medida preventiva es evitar la exposición solar, usar cremas con filtro de protección solar medio-alto y evitar otros desencadenantes como bebidas alcohólicas, cambios bruscos de temperatura y picantes.

Para más información. Consultanos en nuestra clinica de dermatología estetica en Barcelona

Rosacea

Tratamiento de la Rosácea para el rostro en nuestra clínica de dermatología estética situada en Barcelona
Dermik © 2019 · Política de privacidad · Aviso legal · Politica de cookies · Produced by malabars