93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Queratosis actínicas

Las Queratosis actínicas, también llamadas Queratosis solares o seniles están consideradas lesiones precancerígenas o cánceres muy superficiales, con posibilidad de evolución a carcinoma escamoso.

Representan la degeneración de una de las células que forma la capa más superficial de la piel, el queratinocito de la epidermis.

¿Por qué se producen?

Las continuas exposiciones solares (radiaciones ultravioleta) producen daños en el material genético de las células epidérmicas, disminuyendo su capacidad de autoreparación y facilitando su mutación y transformación maligna. Los Rayos X y los Rayos UVA artificiales, tienen el mismo efecto.

Dentro de los factores predisponentes, se encuentran: susceptibilidad genética,  fototipos claros (I, II, III), horas de exposición a lo largo de la vida, intensidad de las radiaciones (latitud). Las personas más afectadas son las de piel clara que viven en países soleados y se han expuesto mucho a las radiaciones solares.

El pigmento (melanina) de las personas más morenas (Fototipos IV, V y VI), actúa como protector celular absorbiendo las radiaciones y evitando el daño celular.

¿Cómo se manifiestan?

Son pequeñas placas marrón claro, rosadas o rojizas, rasposas, sobre las que pueden desarrollarse escamas finas, gruesas o verdaderas costras duras y blanquecinas (Queratomas). Aparecen en las zonas de máxima exposición solar: cara, orejas, cuero cabelludo, dorso de manos y antebrazos. Su evolución es muy lenta y se estima que un 10% degeneraran a carcinoma escamoso o espinocelular.

¿Cuál es el tratamiento?

Deben tratarse enseguida que se detecten para evitar su evolución. Cuando son incipientes y poco gruesas pueden tratarse con métodos físicos (crioterapia, legrado con bisturí eléctrico); métodos químicos (Imiquimod, 5-Fluoracilo 5%); y métodos físico-químicos (Terapia fotodinámica)  Cuando las lesiones son muy gruesas puede recomendarse la utilización de cremas que llamamos queratolíticas que eliminan las costras y facilitan la actuación de los tratamientos mencionados.

Cuando las lesiones tienen un determinado grosor, es preferible la extirpación quirúrgica y análisis de la pieza por el patólogo para descartar que no se haya producido ya un carcinoma.

Cuando el daño solar de toda la zona es importante, y tras eliminar las lesiones visibles, se  puede recomendar  sustancias para tratar toda la zona dañada con la intención de evitar, en lo posible,  nuevas lesiones.

¿Cómo se pueden prevenir?

Tener “criterio” es básico: proteger a los niños (evitando las quemaduras solares en la infancia), evitar las horas de máxima incidencia solar, aplicarse fotoprotectores solares (aconsejable con FP 50, y no menos de FP 30).
No olvidarse de proteger la cabeza, las orejas, el dorso de las manos y  los antebrazos. Las personas que ejercen actividades de ocio o laborales al exterior, deben considerar también ropa específica que proteja contra los UVA. En primavera es muy fácil quemarse, pues nuestra piel  aún no está morena y por lo tanto desprotegida totalmente.

Queratosis actínicas

Queratosis actínicas Queratosis actínicas