93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Melanoma

El melanoma es el cáncer de piel más grave. Se origina a partir de la malignización de las células de la piel que proporcionan el pigmento, llamadas melanocitos.

¿Por qué se produce?

El melanoma se produce por una alteración o mutación del melanocitico. En esta transformación maligna intervienen factores genéticos y factores ambientales. El factor ambiental más determinante en el desarrollo del melanoma es la exposición solar, especialmente la exposición intensa e intermitente durante los primeros 20 años de vida. El uso de cámaras de bronceado actúa en el mismo sentido.

Las personas que tienen mayor probabilidad de desarrollar un melanoma son aquellas que:

  • Siempre se queman con el sol y rara vez se broncean ( fototipos de piel clara)
  • Son de ojos y pelo claro, especialmente las personas pelirrojas y “pecosas”. Han sufrido una o más  quemaduras solares graves con ampollas, especialmente durante la infancia.
  • Tienen muchos lunares o nevus (más de 50); tienen un nevus melanocitico congénito gigante (más de 20 cm);  o presentan nevus displásicos o lunares inusuales.
  • Algún miembro de la familia ha tenido un melanoma
  • Han tenido un melanoma previo
  • Tienen un sistema inmunitario alterado, ya sea por enfermedad o por medicamentos que disminuyen las defensas.

¿Cómo se manifiesta?

Con frecuencia el primer signo de un melanoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar (nevus). La mayoría de los melanomas tienen un área negra o negra azulada. El melanoma también puede aparecer como un lunar nuevo que llama la atención por ser diferente que el resto de los lunares, negro, o de bordes irregulares. Para sospechar un melanoma es útil pensar en la regla del "ABCDE":

  • Asimetría: Si la mitad izquierda del nevus  no es igual a la derecha, o la mitad superior es diferente de la mitad inferior.
  • Bordes: los bordes son irregulares o poco definidos.
  • Color: el color no es uniforme existiendo diferentes tonalidades cromáticas: negro, marrón claro, marrón oscuro, rojo o gris.
  • Diámetro: Nevus de diámetro superior a 0,5 cm.
  • Evolución: cualquier cambio en el lunar en las últimas semanas o meses. Este constituye el signo de alarma más importante. Cualquier lunar que cambia de aspecto requiere evaluación por su dermatólogo.

¿Cuál es el tratamiento?

La cirugía es el primer tratamiento para todos los diferentes estadios del melanoma. En algunos casos va a ser necesario realizar quimioterapia, radioterapia, terapia biológica o quimioterapia localizada.

¿Cómo se puede prevenir?

Cualquier persona puede presentar un melanoma. La forma de prevenirlo es realizando una adecuada fotoprotección, además de la autoevaluación con el objetivo de hacer un diagnóstico temprano.

Es muy importante consultar inmediatamente al dermatólogo si observa alguno de los cambios “ABCDE” de los lunares existentes o nuevos.

Melanoma

Melanoma Melanoma Melanoma Melanoma Melanoma