Fotoprotección

La fotoprotección o protección solar consiste en la educación sobre los hábitos de exposición solar y el uso de protectores para evitar los efectos dañinos del sol en la piel.

Los rayos de sol que llegan a la tierra son de dos tipos, observables y no observables, también llamados luz ultravioleta (UV), que a su vez se dividen en rayos UVA, B y C. Los rayos UVA, son los que producen el daño invisible de la piel, y son los principales responsables del fotoenvejecimiento, favoreciendo la aparición de arrugas y manchas, además de disminuir las defensas de la piel. Los rayos UVB, son los responsables de las quemaduras solares, de la producción de “bronceado”, que no es más que el mecanismo de defensa de la piel, y del cáncer de piel. En pieles muy claras,  la exposición frecuente a los rayos UVB también produce aparición de pecas.

¿Cúando  debe realizarse?

La fotoprotección debe realizarse todos los días del año, sin importar la estación, y con más énfasis durante las situaciones de mayor exposición, como las actividades al aire libre y acuáticas. Debido a que los efectos dañinos de la exposición solar son acumulativos con la edad, recomendamos iniciarla desde la infancia y mantenerla durante toda la vida. Hay que tener en cuenta que el 80% de la radiación solar que recibimos a lo largo de nuestra vida, la  recibimos durante los primeros 18 años.

¿Cómo se realiza?

Las recomendaciones para una adecuada fotoprotección son:

  • Evitar el sol en las horas pico, desde las 11 am hasta las 4 pm, dependiendo la época del año.
  • Utilizar medios físicos de protección como camisetas, gorras, sombreros, etc.
  • Aplicar fotoprotector de forma generosa. El fotoprotector escogido debe tener un factor de protección solar (SPF) de 30, o mayor, ser resistente al agua, e idealmente de amplio espectro, es decir que proteja contra los rayos UVA y UVB. Recomendamos aplicarlo 30 minutos antes de la exposición, repitiendo cada 2 horas, incluso en días nublados, y después de nadar o sudar.
  • Recomendamos aplicar primero el fotoprotector y después el maquillaje, incluso si se utiliza maquillaje con pantalla solar.
  • Usar mayor protección cerca al agua, nieve o arena, debido a que reflejan e intensifican la radiación solar
  • Evitar las cámaras de bronceado

¿Qué riesgos puede conllevar el uso de fotoprotectores?

Los riesgos del uso de fotoprotección son mínimos, en relación a los importantes beneficios de una adecuada educación sobre la exposición al sol.  Es posible que algún fotoprotector nos provoque una alergia al mismo.

En los últimos años se ha discutido mucho si el uso de fotoprotectores puede conducir a una hipovitaminosis D.  Sin embargo, en un país soleado como el nuestro esto no suele ser un problema.  En caso de duda sobre la adecuada síntesis de vitamina D, es preferible tomar suplementos orales que tomar el sol con este pretexto.

¿Dónde estamos?

Escoles Pies 7, 08017 BCN

Google maps

Dermik © 2019 · Política de privacidad · Aviso legal · Politica de cookies · Produced by malabars