93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto es una inflamación de la piel producida tras el contacto con una sustancia física o química, conocidas como alérgeno o irritante.

Existen dos tipos de dermatitis de contacto. La primera es la dermatitis de contacto alérgica que es aquella que se produce porque la persona expuesta es alérgica a esa sustancia es decir produce una respuesta exagerada del sistema inmunitario al entrar en contacto con dicha sustancia que se denomina alérgeno. Esta inflamación frente a esta sustancia determinada no la presenta cualquier persona sino únicamente las personas alérgicas a dicha sustancia. Las alergias se adquieren con el tiempo, es decir, no nacemos alérgicos a una sustancia determinada sino que nos volvemos alérgicos después de haber estado en contacto con dicha sustancia.

El segundo tipo de dermatitis de contacto es la dermatitis de contacto irritativa. En este tipo de dermatitis de contacto la dermatitis se produce porque la sustancia en si es irritante para la piel como puede ser el caso de ciertos ácidos, sustancias muy alcalinas, detergentes agresivos o disolventes. Cualquier persona expuesta durante el tiempo suficiente a estas sustancias irritantes va a presentar una dermatitis, sin necesidad que la persona sea alérgica a la sustancia. Son sustancias que producen un daño directo en la piel.

¿Por qué se producen?

La dermatitis de contacto alérgica se produce por la exposición a una sustancia a la que una persona se vuelve muy sensible o alérgica.

Los alérgenos más comunes son:

  • plantas, como la hiedra, roble y la encina
  • níquel y otros metales (utilizados en relojes, botones, joyería, cremalleras, etc.)
  • adhesivos, especialmente los usados para las pestañas o peluquines postizos
  • medicamentos antibióticos, especialmente los aplicados en la piel (tópicos)
  • bálsamo del Perú (utilizado en numerosos productos personales y cosméticos, así como alimentos y bebidas)
  • telas y ropa
  • fragancias en perfumes, cosméticas, jabones y cremas hidratantes
  • esmalte de uñas, tinte para el pelo y soluciones de rizos permanentes
  • látex y caucho, utilizados en zapatos o guantes
  • detergentes y disolventes

A menudo nos volvemos alérgicos a sustancias con las que hemos estado en contacto en varias ocasiones y esto produce confusión. Hay que tener en cuenta que durante  la primera exposición a una sustancia no podemos desarrollar una alergia porque necesitamos entrar más de una vez en contacto para volvernos alérgicos.

Algunos productos causan reacción solo cuando están en contacto con la piel y son expuestos a la luz del sol (fotosensibilidad). Entre ellos están las cremas para afeitar, los protectores solares, antibióticos tópicos (especialmente los que contengan sulfamida), algunos perfumes, productos con alquitrán de hulla y aceites con cítricos (limón o naranja). Hay algunos  alérgenos aerotransportados (están en el ambiente), como son la ambrosia y algunos insecticidas.

La dermatitis de contacto irritativa, que es el tipo más común de las dermatitis se produce por sustancias irrites comoant son:

  • Jabones y detergentes
  • Disolventes
  • Lavados excesivos de manos
  • Salfuman
  • Lejía
  • Etc.

¿Cómo se manifiestan?

Las manifestaciones de la dermatitis de contacto irritativa se inician minutos a horas después de la exposición e incluyen picor, ardor y en ocasiones dolor, acompañado de una piel seca, áspera y roja, en ocasiones,  con formación de cortes (fisuras) y pueden simular una quemadura  y en casos de exposición prolongada inflamación. Las manifestaciones de la dermatitis de contacto alérgica se inician más tarde, entre 24 a 48 horas después de la exposición, en forma de erupción roja y que pica (sarpullido) o incluso vesículas o ampollas localizadas en la piel expuesta.

La localización varía de acuerdo al origen, siendo las manos, cara, cabeza y cuello los sitios más frecuentes.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento inicial es el lavado del área expuesta con abundante agua para eliminar cualquier residuo. A continuación se aplicaran medicamentos tópicos y/o orales para controlar el picor y la inflamación, que serán seleccionados por el dermatólogo según la severidad de los síntomas. Así mismo es muy importante la aplicación repetida de cremas hidratantes. Las dermatitis de contacto curan sin dejar secuelas en el plazo de 2 o 3 semanas, pudiendo reaparecer si no se identifica y evita el agente desencadenante.

¿Cómo se pueden prevenir?

La prevención de la dermatitis de contacto irritativa tiene un enfoque multifactorial, que incluye:

  • identificación y sustitución de las sustancias con capacidad irritativa conocida
  • manipulación automatizada y regulación del uso de sustancias irritantes, especialmente en el trabajo
  • uso de guantes, prendas de vestir y cremas protectoras, adaptadas al tipo de actividad
  • correcta higiene de la piel, lavado con agua y jabón suave después de la exposición
  • uso de cremas hidratantes, después de la exposición o el trabajo

Al existir una reacción alérgica específica en la dermatitis de contacto alérgica se puede prevenir identificando y evitando los alérgenos. Para determinar el alérgeno que está causando la reacción utilizamos las pruebas de alergia con parche (pruebas epicutáneas).

Las pruebas epicutáneas consisten en la aplicación en la espalda de parches con las diferentes sustancias  sospechosas. Estos parches se retiran a las 48 h y  a las 72-96 h se observa si ha habido reacción. A veces se puede realizar un test de aplicación abierta que consiste en la aplicación repetida de la sustancia sospechosa durante unos días en un sitio escogido.

Dermatitis contacto

Dermatitis contacto