93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Carcinoma Espinocelular

El Carcinoma Espinocelular o escamocelular consiste en una proliferación maligna de las células planas o escamosas que forman la superficie de la piel, también llamados queratinocitos.

El Carcionoma Espinocelular, es el segundo tipo de cáncer de piel en frecuencia y a diferencia del carcinoma basocelular (más frecuente), el carcinoma espinocelular puede dar metástasis, teniendo así un comportamiento más agresivo.

Los queratinocitos afectados por el Carcinoma Espinocelurar, pueden estar ubicados tanto en piel sana como en piel alterada por úlceras, quemaduras o radioterapia, entre otros. En algunos casos se puede presentar después de tener lesiones precursoras como son las queratosis actínicas.

¿Por qué se producen?

La principal causa del cáncer espinocelular es la radiación ultravioleta (rayos solares directamente, lámparas bronceadoras o lámparas de fototerapia), por lo que la mayoría se forman en las partes del cuerpo expuestas al sol, en personas de mayores de 50 años o en personas con un sistema inmunitario debilitado.

Los principales factores de riesgo son:

  • Tener piel, cabello y ojos claros
  • Exposición solar prolongada
  • Antecedentes de quemaduras por el sol
  • Ser mayor de 50 años
  • Exposición laboral a químicos (Arsénico o Alquitrán, entre otros)
  • Exposición a radiaciones ionizantes por tratamientos oncológicos
  • Presencia de ulceras crónicas y cicatrices por quemaduras
  • Inmunosupresión prolongada, por trasplantes de órganos o enfermedades autoinmunes

¿Cómo se manifiesta?

Las manifestaciones son variables, puede iniciar como una herida que no cicatrice o una masa o protuberancia que crezca, sangre o produzca picor de color rojizo y superficie rugosa. La localización más frecuente es en áreas fotoexpuestas, como la cara, el cuero cabelludo con calvicie, las orejas, el cuello, el tronco y las extremidades superiores: En fumadores, los sitios más frecuentes son el labio inferior y la lengua.

Ante la sospecha de un cáncer de piel recomendamos realizar la visita con un dermatólogo para realizar las pruebas necesarias y confirmar el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento?

La extirpación por cirugía convencional es el tratamiento más común para el cáncer de piel. Sin embargo como el objetivo del tratamiento es la destrucción y eliminación de las células tumorales, según cada caso existen otras alternativas terapéuticas:

¿Cómo se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir el cáncer de piel es realizado una adecuada fotoprotección, buscando la sombra en las horas punta de sol, utilizando prendas que protejan del sol, si es inevitable exponerse y aplicando una cantidad apropiada y frecuente de protector solar. Además de realizar un autoexamen de todo el cuerpo, desde la cabeza a los pies, por lo menos una vez al año y acudir al dermatólogo para el tratamiento de las lesiones precancerosas.

¿Dónde estamos?

Escoles Pies 7, 08017 BCN

Google maps