93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Alopecia areata

Se trata de una pérdida de cabello bien delimitada producida por un ataque de las propias defensas sobre el folículo piloso.  Se trata por tanto de un  trastorno autoinmunitario al igual que ocurre con algunas enfermedades del tiroides.

Generalmente se localiza en el cuero cabelludo, aunque puede haber afectación de las cejas, pestañas, barba y vello púbico.

¿Por qué se produce?

La causa de la alopecia areata es desconocida si bien se sabe que la predisposición está determinada genéticamente de manera que el 10-20% de los pacientes tienen antecedentes familiares de la enfermedad. La alopecia areata no es una enfermedad de los “nervios” si bien el estrés, al igual que las infecciones, la toma de algunos fármacos o los traumatismos pueden desencadenar el brote.

¿Cómo se manifiesta?

Aparición de “parches” ovalados o redondeados de pérdida de pelo, únicos o múltiples, que pueden juntarse hasta formar una gran placa alopécica o incluso una alopecia total del cuero cabelludo. La piel del cuero cabelludo es normal, sin mostrar ni rojez ni descamación. En ocasiones podemos identificar en la periferia de la placa alopécica pelos cortos que son más gruesos en la parte alejada del cuero cabelludo llamados pelos “en porra” o “en signo de exclamación” y que son muy característicos de la alopecia areata. En la mayoría de los casos las placas sin pelo vuelven a repoblarse espontáneamente después de semanas o meses aunque es posible que aparezcan nuevas placas. Sin embargo en los casos de alopecia areata más extensa el pronóstico no es tan favorable, necesitando en ocasiones tratamiento. Una vez repobladas las placas de alopecia areata puede ser que nunca más vuelvan a aparecer o puede ser que haya nuevos brotes. Ante un paciente concreto es imposible determinar cómo va a evolucionar; si va a tener un brote único o varios brotes.

¿Cuál es su tratamiento?

Para pacientes con placas pequeñas y localizadas, el tratamiento más utilizado es la aplicación de corticoides tópicos potentes, bien en crema o mediante la realización de infiltraciones intralesionales, solos o en combinación con minoxidil 5%. Generalmente la eficacia de éstos agentes es buena, logrando altas tasas de recuperación capilar. Recientemente se está utilizando infiltraciones con factores de crecimiento provenientes del plasma  con buenos resultados. Otra forma de tratamiento para casos resistentes o más extensos es la aplicación de difenciprona u otras sustancias irritantes sobre el cuero cabelludo. En los casos más severos, con pérdida capilar más extensa, se puede recurrir a tratamientos que disminuyan de forma general la inmunidad como son la administración de corticoides orales, metotrexato o la realización de fototerapia. No siempre es posible conseguir una repoblación completa del cabello.

¿Se puede prevenir?

La alopecia areata es una enfermedad que no se puede prevenir ya que la etiología es desconocida y también existe cierta predisposición genética.

Alopecia areata

Alopecia areata