93 546 47 10 · Horario de 9h a 20h

Acné

El acné es una de las condiciones dermatológicas más frecuentes. Se considera una enfermedad multifactorial que compromete el folículo piloso y las glándulas sebáceas de la piel.

Ocurre a cualquier edad, aunque principalmente se presenta en adolescentes y adultos jóvenes. Se caracteriza por la presencia de comedones y/o pústulas.

¿Por qué se produce?

A pesar de ser muy común, la causa exacta sigue siendo desconocida. Se reconocen 4 factores claves para su desarrollo:

  • Producción excesiva de sebo, por las glándulas sebáceas de la piel
  • Obstrucción de los poros, por un defecto en la unidad pilosebácea
  • Infección, sobrecrecimiento de P. acnés
  • Inflamación, este factor será el determinante en el tipo acné que tendrá cada paciente

¿Cómo se manifiesta?

Las manifestaciones desarrolladas en el acné están determinadas por el grado de inflamación. Un poco o ninguna inflamación del poro obstruido, se manifiesta como puntos negros y espinillas pequeñas, es decir comedones. La inflamación del poro obstruido produce una pápula (espinilla), pústula (espinilla con la punta blanca); en casos severos se observan nódulos y quistes. Estos últimos con mayor tendencia a dejar cicatrices. Las lesiones se localizan principalmente en cara, cuello, pecho y espalda.

¿Cúal es el tratamiento?

El tratamiento del acné requiere tiempo y constancia. Los mejores resultados se obtienen después de 4 a 6 meses de tratamiento. El arsenal terapéutico es amplio y debe ser dirigido según el tipo de acné.

Las alternativas de tratamiento son:

  • Tópicos, se aplican directamente sobre la piel, son el estándar para el acné leve. Los medicamentos utilizados son el peróxido de benzoilo, los antibióticos (eritromicina, tetraciclina y clindamicina), los retinoides, el acido azelaico y el acido salicílico.
  • Sistémicos, son el estándar para el manejo del acné moderado o severo, el acné que no responde a tratamientos tópicos y el acné que cubre una superficie extensa del cuerpo. Las opciones terapéuticas incluyen los antibióticos orales (tetraciclina, doxiciclinia, minociclina y trimetoprim-sulfametoxazol), los anticonceptivos orales y la isotretinoina.
  • Otros, están indicados en el tratamiento de lesiones inflamatorias y manejo de cicatrices. Este grupo incluye la luz pulsada intensa (IPL) y el laser ablativo.

¿Cómo se puede prevenir?

La prevención en el acné consiste en la realización de un tratamiento apropiado. Además de evitar apretarse o pellizcarse las lesiones, el uso de productos cosméticos no comedogenicos, el lavado diario de la cara y, aunque el acné no es causado por alimentos específicos, ciertos alimentos lo empeoran en algunos personas, por lo que deberán ser evitados. 

Acné

Acné Acné